Yoga para mayores

 

La edad no es un impedimento para practicar yoga y, por el contrario, es muy recomendable para personas de la tercera edad por sus beneficios físicos, psicológicos y sociales.

Con la práctica regular del yoga pueden corregirse muchos de los problemas asociados a la edad como son el insomnio, artritis,  los problemas de  circulación o hipertensión, los problemas digestivos, etc. Sirve también  para estimular la flexibilidad muscular y corregir la postura ayudando a mejorar el estado físico. También  ayuda a obtener más energía y tener una actitud más positiva ante la vida.